Versión Español   Versión Inglés

Volver a TurismoChile.cl

Destacados

Los Cerros

Los Cerros

Los cerros son, en gran medida, la identidad de Valparaíso. Desde el descubrimiento, el primer poblamiento, los primeros avances y hasta hoy, la ciudad ha debido desarrollarse a pesar de los cerros y ha sabido, como ninguna otra, hacerlo de forma armónica.

La arquitectura urbana que se desprende de cada uno de los cerros de Valparaíso emociona pues no sólo es una explosión de color y magia sino de misterio, de innovación y de esfuerzo y está determinada por su loca topografía, donde 44 cerros se transforman en un anfiteatro natural con vista al océano Pacífico.

Cada cerro tiene su historia, sus callejuelas, pasajes y asombrosos miradores y es necesario visitarlos para darse cuenta de que la aventura recién comienza.

Repasaremos algunos de los principales cerros de Valparaíso y los sitios que concentran mayor interés.

Cerro Concepción

Cerro Concepción

Inicialmente conformaba un solo sector junto con el Cerro Alegre pues ambos fueron barrios residenciales de los europeos asentados en el puerto.

El poblamiento del cerro se inicia alrededor de 1822 de la mano de los ingleses William Bateman y John Martin. Fue el lugar elegido por la colonia inglesa y luego por franceses y alemanes para crear allí un símil a su respectiva nación.

Antiguamente subían a sus residencias por la calle Tubildad (hoy Almirante Montt) y apeaban sus caballos en lo que actualmente se conoce como la pérgola de las flores.

La iglesia Anglicana de Saint Paul es un claro testimonio de la presencia inglesa en el lugar. Fue construida en 1858 y es el segundo en Chile en su categoría de templo protestante por ello no exhibe una torre ni tampoco una cruz símbolos característicos de las iglesias católicas. Entre sus reliquias destacan un órgano antiguo, los vitrales que adornan los muros, su sobria construcción.

El 1 de diciembre de 1883 se inaugura el ascensor Concepción o Turri que desemboca en el visitado y atractivo paseo Gervasoni que debe su nombre a que allí vivía el cónsul honorario de Italia en Chile, don Thomas Gervasoni.

Este paseo y mirador, tiene una vista única quizás porque en tiempos de la Colonia cumplió labores militares como punto de defensa para los saqueos de piratas, aunque se estima que desde ahí nunca se disparó un solo tiro.

Desde él se puede visitar el concurrido Café Turri, cuyo llamativo edificio es infaltable en cualquier recuerdo porteño y la Casa Mirador de Lukas donde es posible ver más de cien obras del dibujante y caricaturista Renzo Pecchenino (“Lukas”)

Si se visita el cerro no se puede dejar de ir a caminar por el paseo Atkinson, otro emblemático mirador porteño donde el otrora famoso pintor Alfredo Helsby inmortalizara la figura de una niña jugando con un aro. Desde sus balcones se tiene una vista privilegiada a la bahía del Gran Valparaíso, con todo su movimiento urbano y portuario. Su gran atractivo, aparte del hermoso espectáculo que ofrece al observador, son sus casas que simbolizan la historia y llevan, como por arte de magia, nuevamente al siglo XIX, además de la vista postal que se puede apreciar desde el concurrido café Brighton donde, desde la famosa terraza cuadriculada, se domina toda la plaza Aníbal Pinto. Se puede acceder a este paseo en colectivo desde la plaza Aníbal Pinto, por un costado del Edificio de “El Mercurio” por la escalera Concepción.

Cerro Alegre

Cerro Alegre

Sus primeros pobladores fueron españoles pues el cerro fue otorgado como merced de tierra (premio por la conquista) a Don Pedro de Valdivia, quien luego la entregó a otros ciudadanos españoles que posteriormente los cedieron a los monjes agustinos.

Así, y de a poco, comenzó el poblamiento de este cerro que tiene una historia conjunta con el cerro Concepción debido a su fuerte presencia inglesa.

Este grupo selecto de ciudadanos extranjeros se dedicó a hacer del cerro un lugar similar a su natal Inglaterra y por ello tanto las construcciones como la decoración resaltaban por su hermosura y colorido. Es por este motivo que finalmente adquiere su nombre de Cerro Alegre.

Como punto central de este cerro debemos nombrar la plazuela San Luis que, aunque es pequeña y desarticulada, desde ella bajan las calles principales que recorren el cerro.

Entrado el siglo XX, el cerro sufrió grandes cambios y producto de las consecuencias de los movimientos sísmicos se tuvo que reconstruir gran parte de su fisonomía. Se privilegió por las grandes mansiones aunque hoy en día sólo se puede apreciar su fachada pues interiormente han sido transformadas. La excepción a la regla es el llamativo Palacio Baburizza, cuya construcción data de 1916 cuando los arquitectos Renato Schiavon y Arnaldo Barison, lo levantaron para la familia Zanelli. Luego pasó a ser parte del patrimonio de don Pascual Baburizza, de donde nace su nombre, para finalmente terminar siendo propiedad de la I. Municipalidad de Valparaíso quien instaló en sus dependencias el Museo Municipal de Bellas Artes.

Este hermoso palacio, construido en estilo *art nouveau, está ubicado en el transitado y llamativo paseo Yugoslavo.

Al famoso paseo se accede por el ascensor El Peral o por calle Urriola, llamativa calle típica del cerro. Del sector es uno de los primeros lugares en hacerse mirador y su nombre se debe a Don Pascual Barurizza, quien se preocupó por el mejoramiento del paseo y cuya ascendencia era Yugoslava. La vista que se puede tener desde aquí es altamente privilegiada pues se puede percibir el movimiento portuario y también la ciudad de Viña del Mar y los balnearios de Reñaca, Concón y Cochoa.

Cerro Santo Domingo

Uno de los cerros más antiguos del puerto y por ello también tiene miles de historias que se han ido tejiendo entre sus calles y veredas.

El nombre del cerro tiene relación con la iglesia y convento del mismo nombre que se erige cerca del entorno de la antigua iglesia de La Matriz.

Muchos de sus pobladores repiten: "Aquí empezó todo" y ello se refleja en su rico casco antiguo desde donde se puede visitar el Mercado, con sus cocinerías, y la histórica plaza Echaurren.

Cerro Bellavista

Cerros

El nombre proviene de la hermosa vista que desde él se tiene debido a que está situado en el sector central de la cadena de cerros porteños.

El cerro está cercado por dos antiguas quebradas "Circo" y "Yerbas Buenas". Actualmente la quebrada Circo se ha convertido en la calle Ferrari, calle empinada y estrecha, típica de Valparaíso.

De los principales atractivos que se pueden visitar y conocer en este cerro debemos destacar la casa museo del gran poeta chileno Pablo NerudaLa Sebastiana” ubicado en pleno centro del cerro en la calle Ferrari junto con avenida Alemania. Esta casa museo también ha sido convertida en centro cultural por la Fundación Pablo Neruda, siendo centro de exposiciones y promoviendo el desarrollo cultural.

Cercano a ella se ubica en antiguo Teatro Mauri, una de las mejores salas de cine en altura y sede social de los vecinos del sector. Construido por don Sebastián Collado Mauri, cuya familia era una de las más conocidas de este sector. Interesante de ver son los murales que se lucen en la parte exterior del teatro y que dicen relación con Neruda y Valparaíso.

Descendiendo por la calle Héctor Calvo, encontraremos un verdadero tesoro patrimonial. Es el Museo Organológico, caracterizado por tener una muestra de instrumentos de América y otras culturas del mundo, coleccionados durante años. Dentro de América Latina es único en su categoría y alberga en su interior al menos 600 piezas de diferentes tiempos y culturas. Otro imperdible en este cerro es el Museo a Cielo Abierto que consiste en 20 murales que transforman el paisaje en una exposición constante y fomentan naturalmente la cultura y el arte. Artístitas como Roberto Matta, Roser Bru o Matilde Pérez dejaron su huella ahí.

Otros atractivos dignos de admirar son la estatua del Cristo Redentor, ubicada en calle Rudolph, y esculpida por Eduardo Provoste en 1904 y el ascensor Espíritu Santo que fue construido por Federico Page e inaugurado el 13 de septiembre de 1904.

Cerro Cordillera

Cerro Cordillera

Es uno de los cerros más antiguos de Valparaíso y uno de los primeros en poblarse. Nace en calle Serrano, antes “La Planchada”, y puede accederse a él por una característica escalera de más de 100 peldaños o bien por el ascensor Cordillera, el segundo más antiguo pues data de 1888, que está al costado de ésta. El ascensor desemboca en la plazoleta Eleuterio Ramírez, cuyo nombre recuerda al teniente coronel del mismo nombre que murió en la batalla de Tarapacá al mando de su regimiento, desde donde se puede acceder al Museo del Mar Lord Cocharne que tiene una vista privilegiada, contemplándose desde su terraza la plaza Sotomayor y toda la bahía porteña y su movimiento cotidiano. Antiguamente esta explanada se llamaba plazoleta “Plaza El Castillo” y su nombre hacía honor al Castillo San José que se ubicaba donde hoy está el citado Museo del Mar.

Subiendo por la conocida y tradicional subida Castillo encontramos un curioso edificio de madera y ladrillos a la vista, es la Población Obrera cuyo objetivo inicial era darles una vivienda digna a los trabajadores. Este conventillo, vivienda colectiva propia de Valparaíso, fue mandado a construir por el presidente de la República don Federico Errázuriz el 9 de enero de 1898. Su verdadero nombre es: “Casa Central de la Población Obrera de la Unión Fundada en Beneficio de la Unión Social de Orden y Trabajo por la Señora Doña Juana Ross de Edwards”.

Hemos destacado los cerros más visitados y populares de Valparaíso pero existen muchos más de carácter más residencial y menos turístico pero que esconden, como todos los cerros de la ciudad, sus propios misterios. Entre ellos podemos nombrar a los cerros: El Litre, La Cruz, Esperanza, Lecheros, Larraín, Polanco, O’Higgins (también conocido como cerro Las Zorras), Merced, La Virgen, Las Cañas, Las Monjas, Mariposa, San Juan de Dios, Florida, Yungay, Cárcel, Panteón, San Francisco, Delicias, Toro, Carretas, Arrayán y Perdices, entre otros.

Subir ▲

Destacados

*Art Nouveau

Es el término con el que se designa a una corriente de renovación artística desarrollada a finales del siglo XIX y principios del XX.

Se trata de crear una estética nueva, en la que predominan la inspiración en la naturaleza a la vez que se incorporan novedades derivadas de la revolución industrial. Y así en arquitectura es frecuente el empleo del hierro y el cristal. Sin embargo, es igualmente una reacción a la pobre estética de la arquitectura en hierro, tan en boga por esos años.

Sus aspiraciones se basan en las ideas de John Ruskin y William Morris.

Algunos de los artistas más destacados son: Alfons Mucha (pintor, carteles), Aubrey Beardsley (ilustrador), Antoni Gaudí (arquitecto y diseñador), Otto Wagner (arquitecto), entre otros.

Fuente: www.wikipedia.org

Publicidad TurismoChile.cl
Vista de los Cerros ► Vista de los Cerros.
Detalle Palacio Baburizza ► Detalle Palacio Baburizza.
Vista de los Cerros ► Vista de los Cerros.
Vista de los Cerros ► Vista de los Cerros.
Vista Iglesia en Cerro ► Vista Iglesia en Cerro.
Vista Calle Brasil ► Vista Calle Brasil.

Dirección: María Luisa Santander #537. Santiago, Chile - Teléfono: (56-2) 894 72 98 - Mail: [email protected]